lunes, 27 de marzo de 2017

El castillo de Chinchón


El viaje, como muchos, programado y a mitad de la ruta cambio de rumbo. Salimos de Madrid con la primera parada en Valdemoro para visitar su Plaza Mayor, un espacio espléndido de tradición castellana con soportales y dos pisos con balcones, y en la zona alta de tres cuerpos, y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, un edificio barroco decorado con pinturas de Claudio Coello, los hermanos Bayeu y un Goya, un lugar para nosotros tan desconocido como lleno de bellez;, una visita y un paseo muy recomendable. Desde Valdemoro nuestro próximo destino era Griñón pero, tras un breve debate entre los viajeros decidimos tomar el sentido contrario, hacia Chinchón.



El pueblo Chinchón se encuentra situado en un páramo situado entre los valles que froman los ríos Tajuña y Tajo, "el caserío de Chinchón se distribuye por la cabecera de uno de estos vallejos. Sobre él -al sur y en una plataforma meseteña-, dominándolo, se yergue el castillo", una construcción que no destaca sobre el horizonte, ni tiene una figura esbelta, sino que descansa elevándose casi agazapado "sobre un gran zócalo ataludado" y, aunque rodeado de foso, su situación lo hace muy asequible al visitante,




El castillo, según el cartel situado en la explanada que hay frente a él "está constituido por dos cuerpos cuadrangulares unidos con esquinas rematadas en fuertes torreones cilíndricos. El mayor de estos dos bloques (58 x 55 m) es el cuerpo principal en torno al que se articulan las otras estructuras". El núcleo principal es la zona noroeste, donde se forma el segundo cuadrado "que se proyecta hacia el exterior formando lo que también se puede considerar una evocación de las antiguas torres del homenaje". Esta zona está dotada de "hermosas habitaciones" y probablemente allí estaba la cocina pues es donde está construida una gran chimenea, aquí los cubos tienen mayor altura, lo que supone que tuviesen dos alturas. Todo el edificio está construido en mampostería de
 piedra caliza de las canteras cercanas de Colmenar de Oreja; tanto la portada como los vanos, todos almohadillados, -en opinión de Fernando Sáez, en la guía de Castillos de Madrid-, le confieren al conjunto un aire italiano que, sin tener datos del autor de su diseño, "cabe suponer que debió de ser uno de los ingenieros transalpinos que trabajaba para la corona".



La entrada, en el lienzo sureste, "esta formada por un arco de medio punto rehundido dentro de un marco adintelado, ambos en sillería almohadillada. A parte de los dos batientes de madera, también se cierra gracias al puente levadizo que una vez levantado encaja en el hueco rectangular", Destaca, por último, sobre la moldura superior la puerta de acceso, el espectacular blasón de los Condes de Chinchón "flanqueados por sillares almohadillados que prolongan los ejes de las jambas del marco de la puerta".




El interior no se puede visitar debido a su deterioro, y siguiendo a Sáez y observando la fotografía del Instituto Geográfico Nacional, conserva el dibujo del patio original aunque no así la arquería que debió tener. Posee un "impresionante aljibe abovedado bajo su pavimento y una parte de una galería subterránea que recorría el interior del talud inferior".  Destaca, ya fuera del recinto, en la gran explanada que antecede al castillo cuyo muro de contención forma el foso, "unas gigantescas caballerizas con las que estuvo dotado el palacio".



El castillo que vemos hoy es una reconstrucción del primitivo, según los textos consultados, prácticamente de nueva obra porque de la primera construcción no queda ningún resto. Éste se debe a Diego Fernández de Cabrera y Bobadilla,  III Conde de Chinchón, Marqués de Moya, y señor de Odón, cuya fortaleza de Villaviciosa correrá mejor suerte en el tiempo que la que ahora visitamos. El de Chinchón debió construirse entre 1590-1598; y  dada la relación  con Felipe II , de quien fue intendente de obras, debió valerse de las ventajas que le confería el puesto y conseguir que trabajasen para él los arquitectos que lo hacían al servicio real.


La historia del castillo se inicia a partir de 1460 con Andrés Cabrera quien tuvo la habilidad de mantener buenas relaciones con Enrique IV a la vez que con Isabel I, Gracias a los servicios que presta a la reina recibirá el título de Marqués de Moya por su defensa que del Alcázar de Segovia durante los conflictos sucesorios con Juana la Beltraneja. hay que recordar también que su mujer, Isabel de Bobadilla, mantenía estrecha amistad con la reina Isabel I, consiguiendo en compensación a sus servicios y estrecha amistad un amplio señorío en la zona sur de la actual Comunidad de Madrid. La Corona cederá a Cabrera varias poblaciones y lugares que antes pertenecían a Segovia, y entre estos lugares los nuevos señores "fijaron la cabeza de su jurisdicción en la villa de Chinchón" y, siguiendo la costumbre, se apresuraron a construir un castillo como residencia y símbolo de su poder señorial.


Los primeros sucesos que vivió el castillo fueron tempranos, en 1521, durante la Guerra de las Comunidades, fue tomado por la población en favor de los sublevados mientras Cabrera acudía a Segovia, para ayudar a sofocar la rebelión, Los posibles desperfectos debieron sufragarse con las compensaciones de las villas que se levantaron contra Carlos I, a excepción de las piezas de artillería de las que estaba bien dotada la fortaleza y que le fueron sustraídas. Unos 50 años después, haca 1590 es cuando el tercer conde decide demoler la vieja fortaleza y construir una nueva, la que conocemos, que sería habitada durante todo el siglo XVII.


Iniciado el siglo XVIII, durante la Guerra de Sucesión, en 1706, el castillo es tomado por las tropas imperiales del Archiduque de Austria al mando del Marqués de la Mina; lo que provocaría destrozos que propiciaría su posible abandono. En 1738 en nuevo monarca, Felipe V, adquiere el Condado de Chinchón con todas sus posesiones para su hijo Felipe que sería rey de Nápoles, aunque esto no debió afectar al castillo porque en el siglo XVIII ya estaba en deshuso. Durante esta época se documenta en 1787 que se estaban robados bloques de piedra para construir paredes, casas y caminos, lo que puede justificar, según las fuentes consultadas, la desaparición del piso superior del castillo.

Un siglo después, durante la Guerra de la Independencia, es ocupado de nuevo, esta vez por las tropas francesas, la Brigada Polaca del Mariscal Víctor, que provocarán nuevos desperfectos. Desde entonces, durante los dos últimos siglos, el castillo será utilizado como casa de labranza y, como vimos al principio, fábrica de licores. Según la prensa de 1995 en él se proyecto construir en el patio de armas un gran aparcamiento con el fin de solventar el problema del estacionamiento para los visitantes que recibe la ciudad los festivos y fines de semana; aunque antes de esta propuesta en la década anterior de los ochenta un incendio provocado dañó la estructura del edificio. En la actualidad sigue siendo propiedad de los Condes de Chinchón.


Para esta entrada he consultado la información que se da en los paneles informativo junto al castillo además de la siguiente documentación:

Castillo, fortificaciones y recintos amurallados de la Comunidad de MadridDirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid, catálogo elaborado por Fernando Sáez Lara. Madrid, 1993.
Guía de castillos de MadridDireccón General de Turismo, Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid; edición y textos de Fernando Sáez, Madrid, 2015.
El País, González Olaya, Vicente, prensa 10-09-1995
Instituto Geográfico Nacional de su pagina web he extraído la imagen cenital del castillo.

Imagen del castillo de Chinchón tomada del IGN

No hay comentarios:

Publicar un comentario